“Allons enfants de la patrie, le jour de gloire est arrivé.”

¿El día de gloria? ¿Qué gloria?
El 14 de julio 1789, revolucionarios franceses tomaron la Bastilla, acabando así con el régimen monárquico y dando inicio a la Revolución Francesa, evento que cambiaría la historia de Europa e inclusive México, bien se sabe que los caudillos independentistas mexicanos adoptaron muchas de las ideas democráticas de los franceses.

Entonces, qué mejor día que hoy, aniversario de la revolución, ¡para lanzar nuestra web en francés!

fr.sondemexico.com

Y además queda como anillo al dedo ya que, entre nuestra actuación en Ginebra en enero y la mini-gira en Dax y en Bagneres de Bigorre, nuestro grupo se esfuerza por representar dignamente el folclor mexicano al otro lado de los Pirineos.

Lectores francófonos, les damos la bienvenida y esperamos que les disfruten la lectura de fr.sondemexico.com.

Cocorico ! ¡Kikiriki!

Aquí nos tocó bailarKarina

Continuamos con la serie Aquí nos tocó bailar. Este mes, entre ruidos de cañones y metrallas, surgió una historia popular, de una joven de apellido Alvarado, que era valiente al no dudar. Con ustedes: Karina Alvarado.

 

Karina Alvarado, bailarina de Son de México

Nombre: Karina Alvarado Vázquez.
Edad: 44 años.
Lugar de nacimiento: México DF.
Ocupación: Varias.
Tiempo en Barcelona: 8 años.
Tiempo bailando: 3 años.
Tiempo en Son de México: 3 años.
Baile favorito: Fandango, Son Jarocho.
País que más le ha impactado: Noruega.
Pasaría la tarde con: El Principito, la Madre Teresa de Calcuta o la Malinche.
Si fuera un animal: Conejo.
Lugar favorito en bcn: la montaña de Collserola.
Hobbies: ir al cine y caminar.

 

Bienvenida Karina, para empezar, por qué no nos cuentas un poco a qué te dedicas, cuál es tu ocupación.

Ocupaciones varias… jaja, pero es que sí son varias. Estudie Contaduría, tengo un Master en Marketing y otro en Dirección de empresas. Trabajé un buen tiempo en la planificación estratégica y presupuesto en un banco, y ya en Barcelona trabajé en marketing en el sector industrial, en el sector inmobiliario, he trabajado como camarera, canguro, redactora de contenidos web, haciendo limpiezas, piñatas…

¿Y cómo fue que llegaste a España?

La versión corta es que quería venir. Por gusto. Pretendía tener una experiencia de vida y de búsqueda interior a través de una experiencia directa con la parte europea de nuestro mestizaje mexicano. Pensé que así podría encontrar algunas respuestas y/o nuevas interrogantes sobre mí misma y otros aspectos de la humanidad. Este era (y es) el fin principal. Y lo quise hacer a través dos cosas fundamentales para mí: dándole un giro a mi carrera profesional, que si bien no estaba a disgusto, sentía que no me llenaba, y por otro lado a través de la danza, en este caso el flamenco que descubrí en México y tomé clases por casi 5 años. En realidad mi idea ha sido dedicarme a bailar y compaginarlo con mis estudios y experiencia profesional.

Lo que me trajo a España fue el flamenco especialmente y la conexión que hay entre España y México.

¿Conexión España-México?

Sí, en todo: danza, música, cultura, el pensar, el carácter, desde la comunicación, la familia, la política y como todo a pesar que haya pasado tanto tiempo, se sigue proyectando en nosotros la cultura española.

¿Y por qué Barcelona?

Fue la suerte quién lo decidió así. No quería venir a la aventura total, sino con un pie en la tierra, así que busqué una escuela de empresariales, apliqué en varias ciudades y fue aquí donde me contestaron primero.

¿Barcelona es como te la imaginabas?

Ya había venido como turista y me parecía muy bonito. En el extranjero no se conoce tanto de Cataluña y de su lengua. Si es cierto que la adaptación cuesta un poco, pero me gusta la vida en Barcelona.

¿Te has planteado cambiar de ciudad?

Sí, no sé exactamente a cuál, pero sí dentro de algunos años, en Europa o América latina. Lo que sí tengo claro es que mis últimos años de vida estarán en México. Ahora, a corto plazo, el objetivo es conseguir la nacionalidad, es un pasaporte que te abre muchas puertas.

Al principio viniste a Europa por el flamenco y ahora ya llevas tres años en Son de México. ¿Has bailado con otros grupos u otros tipos de baile?

Últimamente no. Pero desde pequeña he bailado lo que se me ha presentado: desde las fiestas infantiles y familiares de manera lúdica, pasando por las discotheques y salidas con amigos a salones de salsa, música grupera, pop; y tomando clases de bailes más coreográficos y estructurados: hawaiano, tahitiano, bailes de salón, salsa, flamenco y ahora danza mexicana.

Lo último que he explorado un poco es la Danza primal y la Biodanza. Lo que me gusta en sí es la esencia de la danza, el movimiento y la capacidad expresiva de éste que se encuentra en todas las civilizaciones y seres humanos; ese movimiento considero es una manifestación de la vida misma.

“Me gusta la esencia de la danza en sí, el movimiento que se encuentra en todas las civilizaciones, ese movimiento es parte de la vida misma y es lo que me gusta.”

¿Qué te atrajo al folclor mexicano?

Necesitaba bailar y el factor económico me impedía seguir diferentes tipos de clases. Un día conocí un grupo de chicas mexicanas en Barcelona y fue con ellas que me acerqué a un primer grupo de danza mexicana y como conocí a Liz, Claudia y Alberto (actual bailarina y ex bailarines de Son de México).

Coincidimos con Son de México en una fiesta latina y los vimos bailar… fue así como entramos en el grupo. Unos meses después nos estrenamos en Nou Barris, y de eso hace ya tres años.

Y aunque nunca había experimentado este tipo de danza, la idea de zapatear me atraía. Me gusta mucho que los pies puedan ser percusiones.

¿Recuerdas alguna anécdota en especial durante estos 3 años con SDM?

Sí, jaja, en las últimas fiestas de Gràcia estábamos bailando Guerrero, el Toro Rabón. Había dos filas, y en la parte en la que tenemos que dar vueltas, Gina, que estaba atrás de mí, me dice “¡Karina, dame mi pañuelo!” y yo no sabía a qué pañuelo se refería así que le di el mío, pero claro, después yo ya no tenía nada.

Xitlali, que no estaba bailando, vio el pañuelo de Gina en el suelo y lo recogió, cuando Gina se dio cuenta me devolvió mi pañuelo y Xitali le aventó el suyo desde abajo y ella lo cachó en el aire. Todo dando vueltas y en unos segundos, el público no se enteró de nada… si lo ensayamos, no nos sale.

De nuestro repertorio, ¿qué te gusta bailar más?

Me gustan todos los bailes, pero el que más me llama la atención es el Son Jarocho.

Cuando se impartieron los talleres de Son Jarocho aquí en Barcelona pude experimentar de otra manera. Además, musicalmente, creo que existe un puente entre las danzas españolas como el flamenco y nuestras danzas mexicanas, como el Jarocho.

Y esto ha sido súper chido para mí, pues he podido experimentar algo de lo que vine a buscar: la conexión entre estas dos culturas a través de la música y la danza.

Karina Alvarado, bailarina de Son de México

Si pudieras elegir un personaje famoso, vivo, muerto, ficticio para pasar la tarde, ¿con quién sería?

Con el principito, porque se me hace algo imaginario pero a la vez muy real, refleja mucha humanidad y simplicidad y sencillez, que es dónde radica realmente la felicidad y la plenitud. Entonces, estar con alguien que puede percibir así el mundo, con esa lógica tan simple y no complicarse como solemos hacerlo, se me hace como que sería una tarde llena de paz y alegría.

¿Te imaginas al principito bailando folclor mexicano?

Jajajaja, bueno, no, no lo había pensado, pero yo creo que el principito bailaría un vals… algo más europeo.

¿Alguna frase que quisieras compartir?

Sí, que nada es eterno y a la vez toda la vida está en este instante… Nada es para siempre… y está bien ¿no?

Foto del mes – Mayo

Este mes nuestra foto destacada es cortesía de Gustavo Escobar Rocha, bailarín y fotógrafo del Ballet Folclórico Cultural “Renacer Boliviano”. ¡Muchísimas gracias!

En la foto se puede apreciar un instante del Danzón de nuestro cuadro de Veracruz.

Aquí nos tocó bailarGenaro

Y llega la entrega de Mayo de nuestra serie Aquí nos tocó bailar, este mes es el turno de un bailarín, porque no somos muchos… ¡pero somos muy machos! Con ustedes: Genaro Sierra.

 

Genaro Sierra, bailarín de Son de México

Nombre: Genaro Eugenio Sierra Saenz.
Edad: 31 años.
Lugar de nacimiento: México DF.
Ocupación: Músico especializado en musicoterapia y percusión.
Tiempo en Barcelona: 3 años 6 meses.
Tiempo bailando: 7 meses, aunque su hermana lleva toda la vida intentando persuadirlo.
Tiempo en Son de México: 7 meses.
Baile favorito: El venado, prehispánico.
Tipo de música favorito: Rock.
Le gustaría vivir en: algún lugar completamente diferente, exótico, que no tenga nada de ver con lo que él conoce.
Si fuera un animal: Albatros.
Lugar favorito en bcn: El parque del laberinto de Horta.

 

Genaro, ¿por qué estás tan nervioso?

¡Porque no sé lo que me van a preguntar!

Jaja, ok, cuéntanos un poco de ti. ¿Cómo te presentarías en un minuto?

Toda mi vida, crecí en un ambiente bastante creativo, por lo tanto, no era raro esperar que yo me dedicara al arte, a la música.

¿Tus padres son artistas ?

De alguna manera sí. Mi papá ha tocado toda la vida, tiene una habilidad musical envidiable. Nunca ha estudiado música pero si le pones un instrumento enfrente, al cabo de un ratito, lo aprende a tocar y le saca sonido.
Después mis papás crearon el negocio de publicidad que tienen ahora, es un trabajo muy artesanal, hacen grabados de vidrio con colores pintados a mano.
Y Lupita (su hermana) también baila folclor desde los dos o tres años e íbamos a cada uno de sus eventos.
Entonces de una u otra forma siempre he estado rodeado de arte.

Entonces, además de bailarín, eres músico.

Si, estudié la licenciatura en música, con una especialidad en percusión orquestal y complementario del piano. Posteriormente vine a Barcelona a estudiar el master en musicoterapia.

¿Qué es la musicoterapia?

Es terapia con la música como elemento central. No es utilizar música en terapia, sino la música como terapia.
En el momento en el que creas música, expresas desde el subconsciente lo que no es tan fácil decir con palabras.
Cualquier tipo de persona puede beneficiarse de la musicoterapia. Sin darnos cuenta, en nuestro día a día, utilizamos la música como un agente de expresión y distracción, como cuando cantamos en el coche o entramos a un coro.
He trabajado en psiquiatría, con personas con trastornos mentales severos (bipolaridad, esquizofrenia), es muy lindo, pero es un trabajo duro. Pero donde más me ha gustado trabajar, fue en el hospital infantil. Hice practicas en el hospital Sant Joan de Deu y al acabar el día, salía con más pilas que con las que había entrado. Si tengo la oportunidad de volver a hacer el mismo trabajo…

“De una u otra forma siempre he estado rodeado de arte.”

¿Hoy en día tienes tiempo para leer o ver películas?

Me considero un cinéfilo, en México iba casi todos los días al cine, pero aquí es muy caro y las salas son pequeñas, entonces he dejado de ir. Pero entre las pelis que más me gustan están: Cronos de Guillermo del Toro, o, puede sonar a cliché pero, Naranja Mecánica…

¿Por la musicoterapia?

Jajaja, pues no necesariamente porque el personaje principal utilizaba a Beethoven para hacer destrozos.

¿Has visto Whiplash? Creo que es la mejor peli que he visto este año…

Me la han contado, del baterista. Quiero verla porque narra lo que uno vive cuando estudia música. ¡Es duro! En mi generación en el Instituto de Artes de la UAEH (Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo), así como del Conservatorio de Música del DF, entramos 100 y salimos dos, hay generaciones que no sale nadie.
Es una carrera muy difícil, la tendencia es pensar que los que estudiamos música o arte estamos tocándonos todo el día los huevos, algunos sí, pero en general no. Es una carrera complicada y lo es más aún mantener el rigor de estudio, porque se ve reflejado en tu ejecución, tu capacidad…

¿Cuándo llegaste a Barcelona?

Hace 4 años y medio, estudiaba a distancia en el ISEP (Instituto Superior de Estudios Psicológicos), y después vi que podía cambiar a modo presencial aquí en Barcelona.
El cambio fue muy abrupto, ya que trabajaba para 4 escuelas antes de venir, pero alcancé a conseguir suplentes entre mis amigos en los que confiaba. Recuerdo que una semana antes del vuelo, todavía no había recibido mi pasaporte español.

¿Y cuánto tiempo venías inicialmente?

Dos años, el tiempo que iba a durar el Master. Pero después conocí a Mireia (su novia)… ¡y aquí sigo!

Laberinto de Horta, lugar favorito de Genaro Sierra, bailarín de Son de MéxicoLaberinto de Horta, lugar favorito de Genaro.

¿Cómo llegaste a Son de México?

Cuando ya que estaba con Mireia, ella y Lupita un día hicieron clic… ¡y después fueron las dos contra mí! y pues me convencieron.

¿Estás contento?

Sí, Lupita ya había intentado ponerme a bailar varías veces. De hecho cuando llegó ensayamos un tiempo, pero fue muy complicado, no parábamos de discutir, como hermanos que somos. Ahora en el grupo es diferente, le doy más su espacio y la respeto como profesora.
También me gusta porque ha habido avances: hemos viajado, bailamos en Ginebra, el día de la danza… estoy aprendiendo mucho.

Si tuvieras la oportunidad de pasar una tarde con algún personaje famoso, real o de ficción ¿con quién sería?

Otra vez, parecerá cliché, pero me gustaría hablar con Mozart. Es una persona que me impresiona, me parece tan increíble, tan absurdo lo que hizo, en especial tan joven. Me gustaría saber qué pasa por la cabeza de una persona así.

¿Te imaginas a Mozart bailando folclor?

Jajajaja, sí, totalmente.

“Sin darnos cuenta, en nuestro día a día, utilizamos la música como un agente de expresión.”

¿Qué región bailaría Mozart?

El bailaría… ¿de dónde es el borracho? jajaja, algo así, el bailaría algo juguetón o absurdo, él era así, en su día a día era una persona así.

Ya casi acabamos, ¿sigues nervioso?

¡Sí! Siempre me pongo nervioso antes de bailar o tocar o hacer cualquier cosa seria. No lo puedo evitar…

Jaja, ya está, para terminar ¿te gustaría compartir una frase?

Sí, una en la que he estado pensando últimamente y que es una de las frases más famosas que tenemos grabadas los mexicanos: “El respeto al derecho ajeno, es la paz” de Benito Juárez. Todos deberíamos tenerla tatuada, reconocer nuestros errores y límites suena simple, pero es muy complicado.

Aquí nos tocó bailarEdith Zavala

Continuamos nuestra serie Aquí nos tocó bailar con la segunda entrega, y este mes es el turno de una de nuestras integrantes más nuevas, pero a la vez más experimentadas: Edith Zavala.

 

Baile de Nuevo León, uno de los estados favoritos de Edith, bailarina de Son de México.

Nombre: Edith Berenice Zavala Rodríguez
Tiempo en Son de México: 6 meses.
Tiempo en Barcelona: 18 meses.
Lugar de nacimiento: Monclova, Coahuila, México.
Edad: 25 años.
Ocupación: Estudiante de Master en Innovación e Investigación en Informática en la UPC (Universitat Politècnica de Catalunya).
Tipo de música favorito: los trobadores.
Le gustaría vivir en: Viena, Austria.
Pasaría la tarde con: Sigmund Freud, Nietzsche o Newton.
Tiempo bailando: desde los 4 años.
Baile favorito: los del norte.
Hobbie: Tae Kwon Do (cuidao).

Gracias por estar con nosotros Edith, para empezar, cuéntanos cómo decidiste venir a Barcelona.

Ya había venido antes a Barcelona, hice un año de intercambio durante la carrera y me gustó mucho, así que decidí volver para el Master. Ahora estoy cursando el último semestre, estoy haciendo la tesis, y mi plan es quedarme también para el doctorado.

¿Y después del doctorado?

Bueno, primero quiero hacer una estancia en otro país como Alemania o Austria durante el doctorado y después, teniendo ya una red de contactos, volver para un postdoctorado. Esa es la idea, pero claro, son muchos años y puede pasar cualquier cosa, puede que regrese a México también, así que no lo sé. Quiero regresar a México al final.

¿No te gustaría quedarte en Europa?

No.

¿Te gusta vivir en Barcelona?

Sí, me gusta mucho. Me gusta que la ciudad es limpia y ordenada. La gente dice que en comparación con el resto de Europa no lo es, pero en comparación con México, es muy ordenado y civilizado todo.

Jajaja, ¿qué quieres decir con civilizado?

Pues que no hay tanto vandalismo, que no hay tanta delincuencia, que no hay tanta inseguridad y te sientes tranquila.

También que la ciudad se ve limpia, que hay transporte público que en México no había experimentado, como el metro, pero por ser del norte porque en México DF sí que hay muchas líneas de metro, además en México siempre iba en coche.

“Me cambiaba el humor en mi día a día por no bailar.”

¿Tienes algún lugar favorito en Barcelona?

Me gustan los puntos lejanos, por ejemplo el Tibidabo o el Parc Güell, en donde puedo ver toda la ciudad y el mar.

Edith Zavala, bailarina de Son de MéxicoParc Güell

Comentabas antes que te gustaría ir a otro país de Europa. ¿Tienes la esperanza de seguir bailando folclor mexicano?

Sí, espero seguir bailando toda mi vida porque he bailado desde que soy pequeña. Pasé un año y medio sin bailar y lo extrañé muchísimo, ¡hasta me cambiaba el humor en mi día a día por no bailar! Y además del hecho de bailar en sí, extrañé la gente. Es decir, estar de nuevo con mexicanos y poder utilizar las palabras que entienden los mexicanos.

Es tu dosis semanal de mexicanismo.

Sí, jaja, vienes y te desahogas. Bueno, también hay extranjeros aquí, pero como estan en un grupo de mexicanos, entienden todo.

Jajaja, bueno, nos apañamos y ya está.

¡Como nosotros! Nos apañamos el resto del tiempo y nos adaptamos al resto de la gente que no nos entiende, y cuando venimos aquí es como estar libre de poder decir lo que quieras.

Es curiosa tu respuesta de que te gustaría pasar la tarde con Newton, eres la segunda persona que entrevistamos, y es la segunda vez que sale este personaje.

Bueno, es porque era una persona muy extraña. Creo que la gente que vivía alrededor de él lo odiaba porque era nefasto. No tenía amigos porque era descortés, él tenia sus pensamientos y ya esta. Me llama mucho la atención su vida asocial, de hecho se cree que murió virgen porque no se relacionaba, cero amigos.

“Me gusta mucho que haya reto en el zapateado.”

Explícanos un poco como llegaste a Son de México

Desde que llegué aquí busqué un grupo mexicano pero la verdad es que no hice mucho esfuerzo. En septiembre vinieron dos amigos que encontraron rápidamente Son de México y que me avisaron.

¿Cuándo comenzaste a bailar?

A los 4 años. En la empresa que trabajaba mi padre, la cual era del gobierno en esa época y tenía un grupo de folclor. Estuve ahí hasta que la cerraron cuando salió Salinas y privatizaron la empresa, me acuerdo que lloré muchísimo porque ya no volví a bailar folclor, hasta que entré al grupo de folclor de la secundaria, pero como yo había empezado en el otro grupo, nunca me logré adaptar.

Después, en la preparatoria, había un grupo de folclor muy conocido en toda mi ciudad, era el mejor. Entré, hice amigos y esos tres años estuve bailando. Además sabía que en la universidad que iba a entrar tenía un grupo de baile folclórico muy exigente, mi hermana había estado y me dijo que si no bailaba los 3 años de la preparatoria no iba a pasar la audición de la universidad, y menos tomando en cuenta que lo había dejado desde los 8 años y que en la secundaria casi no bailé, entonces entrené esos tres años, participé en concursos y demás y cuando audicioné en la universidad logré entrar al grupo.

O sea que tu hermana también baila.

Sí, mi hermana y su esposo también.

¡Familia de bailarines! ¿Y tus padres?

Mis padres no, solo los hijos. Bueno mi hermano no, mi hermano toca la batería.

Dices que tus bailes preferidos son los del norte. ¿Es por algo en especial?

Sí, e gusta mucho que haya reto en el zapateado y para mí las que más lo tienen son la parte Norte, Huasteca y Tabasco. De los que bailamos ahora el que más me gusta es el de Sinaloa.

Y para terminar, ¿tienes alguna frase que te gustaría compartir con las personas que te van a leer?

De mi madre muchas, pero ahora recuerdo la que decía una profesora de mi primaria: “Tanto peca el que mata la vaca, como el que agarra la pata”. En ese entonces no lo entendía, ella nos lo decía cuando copiábamos en los exámenes jaja.